viernes, 21 de agosto de 2009

Página 0-Mi cuaderno amarillo.

Febrero es un mes que me gusta, pero estamos en agosto. En febrero nacemos los acuarios, me caen mucho mejor que los leo. De todas formas, siempre tardé en tomar las decisiones importantes y por eso he tardado seis meses en comenzar este blog. Cuando era muy pequeño mi tía me leyó un cuento en francés que se llamaba "La madame indecise", quizá ella tenga la culpa de que cuando vaya a la biblioteca quiera llevarme todos los libros, maree a mis amigos cada vez que salimos a cenar o en el supermercado nunca sepa si comprar manzanas o melocotones. He recordado esto mientras escribía estas palabras, supongo que es una buena señal. Hoy también me he dado cuenta que mi mente trabaja mucho mejor de madrugada, dos descubrimientos en un día ya es bastante.


Hablaba de meses y todo se debía a que en febrero compré un cuaderno amarillo en París,  ciudad del amor porque ella puede enamorarte más que cualquier persona, o eso creo. Hacía frío, pero compré un cuaderno en blanco que poco a poco iría rellenando con palabras, tareas, imágenes y listas. Siempre me gustó hacer listas. Ahora intento que algo de lo que hay ahí reflejado vaya quedando también en esta red a la que vosotros podéis llegar de una forma más fácil.


La intermitencia de algo, al fin y al cabo, es lo que lo hace interesante, aun así espero tener un poco de constancia en esto pues, al fin y al cabo, recuperar viejas y buenas costumbres como leer, comunicarte con los que más quieres o expresarte a voz en grito nunca estuvo de más. 


Comienza aquí mi cuaderno amarillo de páginas blancas...

3 comentarios:

Manuel Carcelén Mediano dijo...

fan de un cuardeno amarillo!! mi juanmii muaa

Juan Muriel dijo...

welcome

coloresdepapel dijo...

Bienvenu.

Que encuentres el camino de baldosas amarillas que se encuentra escondido bajo la arena.

Un beso.